¿Os acordáis cuando no existían los vídeos en directo en redes sociales? Pues no hace tanto de eso.

Todo empezó en marzo del año 2015, con Periscope, una especie de red social que se basaba en transmitir videos en directo. Iba de la mano de Twitter, por lo que se puede decir que Twitter fue pionero en este campo.

Periscope funcionaba de la siguiente manera: emitías un video en directo a través de Twitter y ese video seguía disponible hasta 24 horas después de su emisión. Además cada vez que comenzabas una emisión en directo tus seguidores recibían una notificación y un acceso al video, donde podían comentar e indicar que les gustaba lo que estaban viendo.

Viendo el éxito que esta aplicación tenía, sobre todo entre el público más joven (que ya había mostrado su gran interés por los videos efímeros en Snapchat), Facebook no pudo resistirse y en abril de este mismo año llegó a nuestras vidas Facebook Live.

La principal diferencia de Facebook Live residía en que los videos se guardan ininterrumpidamente en el muro del usuario. Lo demás es todo bastante parecido: se le avisa a tus amigos de que estás retransmitiendo un video en directo y éstos pueden comentar y hacer uso de los live reactions para indicar si lo que ven les gusta, les enfada, les sorprende, etc.

Periscope y Facebook Live llevaron al nacimiento de una nueva forma de informar. Los grandes periódicos, los periodistas e incluso cualquier usuario puede ahora con su móvil retransmitir en directo cualquier cosa que pase en el mundo.

Un tiempo después llegó a nuestras vidas YouTube Connect, y es que la red social de videos por excelencia no podía ser menos y se subía al carro de los videos en streaming. Eso sí, este con mucha menos repercusión que los demás, pero de igual funcionamiento que sus “hermanos”.

¿Qué red social nos queda por incluir en esta moda? Exacto, ¡Instagram! En agosto a todos nos sorprendía la nueva actualización de Instagram: Instagram Stories…un movimiento que le acercaba cada vez más a Snapchat (seamos sinceros, no le acercaba, es que literalmente le había copiado). Ya hablamos de ello en nuestro blog, puedes pasar a verlo aquí.

Pero Instagram no iba a quedarse ahí y en otoño, hace apenas un mes, anunciaba una nueva característica para ir más allá: Instagram Live y su funcionamiento es básicamente como Facebook Live, solo que los videos una vez han terminado no pueden volver a visualizarse, no se guardan en ningún lado (por ahora…).

Y si creíais que ya habíamos acabado con esto de la moda streaming estabais equivocados, porque desde ayer Twitter da un paso más en sus prestaciones y permite emitir en directo…y diréis ¿pero no fue la pionera de todo esto? Sí, pero ahora sus usuarios puede hacerlo sin necesidad de usar Periscope, ahora pueden emitir directamente desde Twitter.

¿Hasta dónde llegará esta moda por lo inmediato? ¿Sueles usar mucho estos vídeos?

 

15-12-2016