Si estás en busca activa de trabajo, atento a tus redes sociales porque las empresas utilizan cada vez más éstas no sólo para encontrar candidatos, también para decidir con cuál se quedan.

Las empresas se van modernizando poco a poco y prueba de ello es el resultado del III Informe de Infoempleo y Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo: el 70% de las empresas usa las redes sociales para encontrar aspirantes a un puesto de trabajo.  Además las tienen muy en cuenta a la hora de decidirse por una persona: si un usuario es activo en las principales redes sociales tiene más posibilidades de ser el elegido.

Aunque los portales de empleo siguen siendo más útiles (un 75%  de personas en búsqueda de empleo los consultan a diario), las redes sociales se están consolidando como una herramienta de búsqueda de empleo. Sobre todo para puestos relacionados con las ventas, la informática, los recursos humanos y el marketing.

Una vez conseguida una entrevista con la empresa, el 82% de los entrevistados consultan las redes sociales de la empresa en cuestión para informarse más sobre ella. En el sentido contrario aún no llega a esos niveles, aun así, el 60% de las empresas consulta los perfiles sociales de los candidatos a un puesto en LinkedIn, Facebook y Twitter, sobre todo. Y aquí es donde tienes que tener cuidado y prestar especial atención a tu huella digital, ya que 1 de cada 3 empresas reconoce haber descartado a un candidato por culpa de lo que se ha encontrado en las redes sociales. ¿Aún no sabes lo que es la huella digital? ¡Te lo explicamos y te damos algunos consejos prácticos!

Cuando nos creamos un perfil en alguna red social, sea cual sea, nuestra huella digital nace, y a medida que vamos publicando fotografías, publicaciones, etc. va creciendo y consolidándose. La podríamos definir como el rastro que dejamos en Internet mediante nuestras interacciones en medios sociales, es decir, nuestra reputación online.

Todo, incluso lo que menos esperes, forma parte de tu huella digital y cualquier comentario en Facebook, un tuit de mal gusto o una foto en Instagram inapropiada puede poner en peligro tu próximo empleo.

Haz una prueba para saber con qué van a encontrarse las empresas al buscarte. Ve a Google y teclea primero tu nombre y primer apellido, luego tu nombre con tus dos apellidos, y por último con tu DNI… ¿qué aparece? Encárgate de eliminar de tus redes sociales todo aquello que aparezca en Google y que tú no quieres que vean.

No estamos diciendo que no tengas fotografías de fiesta o que no puedas poner tu opinión en tus propias redes sociales…los responsables de recursos humanos también son personas que salen de fiesta, se toman unas copas con sus amigos y seguro que ellos también suben fotos a su Facebook. Tan negativo es un perfil totalmente descontrolado como uno demasiado profesional, el truco está en saber qué mostrar y qué no.

Una opción es tener dos perfiles en las redes sociales: uno personal con tu apodo, por ejemplo, y sin los apellidos completos, y otro más profesional con tu nombre y apellidos. También tienes la opción de no volverte loco con dos perfiles y tener únicamente el tuyo personal, pero acuérdate de cambiar la privacidad de todo aquello que no quieres que vean los que pueden ser tus próximos jefes ;)

¡Haz de las Redes Sociales tus aliadas y saldrás ganando!

11-02-2015