Quien tiene un negocio físico lo sabe: la meteorología es un factor clave en las compras. Que haga más calor o más frio afecta a qué compramos, cómo compramos y cuándo compramos.

La llegada de la lluvia y el frío es solo una buena noticia para un tipo de comerciante: el que tiene una tienda online. Y es que es algo obvio, el mal tiempo hace que nos quedemos en casa y las compras las hagamos online.

Ponte en situación: estás en el sofá de casa y a través de la ventana ves como está diluviando, además hace frío con solo moverse de debajo de la manta, pero necesitas comprar algunas cosas para una fiesta que tienes en unos días. ¿Prefieres tener que arreglarte y salir a la calle o coger el ordenador y hacer la compra en un clic? Nosotros personalmente preferimos lo segundo.

La lluvia hace que compremos más por internet, que consumamos más ocio online, que veamos más anuncios (sí, lo dicen los estudios) y que compartamos más contenido en las redes sociales.

Un estudio del portal de compras online Vente-Privée señala que al 90% de los españoles no les gusta salir de casa cuando llueve, algo impensable para un británico o un escandinavo ¡pero es que nosotros estamos acostumbrado al sol! Cuando se les pregunta si les gusta comprar por internet cuando se quedan en casa un día lluvioso el 76% de los encuestados han respondido que sí: el 40% porque no quiere salir, el 26% porque se aburre y el 23% porque la lluvia los entristece y comprar les alegra un poco.

¿Quieres más? Estas son las razones por las que tener a punto tu tienda online en invierno es una buena idea:

  • Como hemos dicho, los estudios señalan que los días de lluvia y frío las ventas online se disparan.
  • Tu tienda estará abiertas las 24 horas. Algunos estudios demuestran también que por la noche, a la hora en la que nos sentamos en el sofá o nos metemos en la cama es una de las horas pico en las que más compras online se realizan.
  • Puedes obtener un perfil de tus clientes detallado: cómo se comportan, qué les gusta, cómo prefieren comprar, etc.
  • Puedes vender local, nacional o internacionalmente, los límites los pones tú.
  • Menos pérdida de tiempo. En una tienda online no tendrá que atender al cliente durante la compra, como sí es posible que se haga en una tienda física. Solo tienes que asegurarte de ver el pedido realizado y que el pago se haya realizado correctamente.

En definitiva, la mejor época para el ecommerce es el invierno y todavía estás a tiempo de tener la tuya a punto para los meses de más frío. Pídenos presupuesto gratuito para montar tu tienda online.

18-10-2016