Se dice de ella que fue creada para hacer sexting (envío de fotos y vídeos con contenido sexual) pero nada más lejos de la realidad. La verdad es que apenas un 10% del contenido enviado a través de esta red de mensajería es de índole sexual.

Y sí, hablamos de “red de mensajería” porque en realidad no es una red social, ya que su función principal es la comunicación instantánea con usuarios concretos, y no existen seguidores, sí contactos.  El servicio, que se lanzó en septiembre de 2011, contaba a mediados del 2015 con 100 millones de usuarios activos AL DÍA.

Fue creada por tres estudiantes de la Universidad de Stanford, cuya cabeza visible, Evan Spiegel, se ha convertido con apenas 25 años en el multimillonario más joven del mundo. La principal característica de esta aplicación es que los videos e imágenes se autodestruyen en cuestión de segundos (24 horas como máximo si lo incluyes en tu “historia”) y desaparecen tanto del teléfono del receptor, como del emisor (si no la ha guardado previamente) y también de los servidores de Snapchat (algo cuestionado en los últimos tiempos).

Si hace apenas un año y medio la red favorita por la Generación Z (nacidos entre 1994 y 2010) era Instagram, ahora han migrado a Snapchat. Más del 70% de sus usuarios son menores de 25 años. Y es que esta generación se intenta diferenciar al máximo de sus predecesores, los Millennials, que siguen prefiriendo las ya convencionales Facebook, Instagram y Twitter. Además de la diferenciación, existen más razones por las que Snapchat triunfa cada vez más, no solo entre los más jóvenes, también entre las celebridades:

  • Fugacidad. Solo hay una oportunidad de ver el mensaje por lo que hay que estar atento. Además, esta fugacidad hace que los jóvenes se vean “obligados” a estar pendientes de la aplicación casi 24 horas al día.
  • Realidad. Snapchat no permite subir fotografías de tu galería de imágenes, la fotografía o vídeo debe ser tomado en el instante por lo que muestra la realidad y naturalidad del momento. Algo que contrasta totalmente con la perfección buscada en otras redes como Instagram.
  • Creatividad. La aplicación permite incluir filtros, emoticonos y dibujar sobre la imagen. Con un poco de imaginación se pueden conseguir grandes imágenes.
  • El poder de una imagen. Siempre se ha dicho “una imagen vale más que mil palabras”, y parece ser que los más jóvenes de la casa se toman esto al pie de la letra.
  • Sin presencia parental. Pocos padres conocen esta aplicación. A diferencia de Facebook, donde cada vez hay más presencia parental, en Snapchat es fácil huir del control parental, ya que el contenido ni siquiera aparece en buscadores como Google.

Valorada en unos 15.000 millones de dólares y considerando que es la red favorita por los más jóvenes, más de una empresa debería cuestionarse si estar presente en ella. Si estás interesado en esta aplicación atentos a nuestro blog ¡pronto te descubriremos trucos que seguramente no conocerás por ti mismo! ;) 

23-02-2016