Hace ya 11 años, en el año 2005, el navegador Safari de Apple incorporó algo que jamás antes se había visto en los navegadores: la navegación privada. Años más tarde Google, Microsoft y Mozilla lo incorporaban a sus navegadores.

La navegación privada, o modo incógnito, es una modalidad que no deja huella ni en el historial de exploración ni en el de cookies. Quizás por eso su uso mayoritario es por todos conocidos: es la forma más segura de acceder a “páginas para adultos”.

Lo primero es saber cómo navegar de forma privada en cada uno de los principales navegadores:

  • Chrome: Ctrl+Mayúscylas+N o selecciona en las opciones que se despliegan en la zona superior derecha del navegador “Nueva ventana de incógnito”.
  • Firefox: Ctrl+Mayúscylas+P o selecciona “Nueva ventana privada” en el menú de la zona superior derecha.
  • Internet Explorer: Ctrl+Mayúscylas+P o seleccionando “Nueva ventana InPrivate” en el menú Herramientas.
  • Microsoft Edge: Ctrl+Mayúscylas+P o “Nueva ventana InPrivate” dentro del menú Más opciones.
  • Safari: Comando+Mayúsculas+P o “Nueva ventana privada” en el menú Archivo.

Ahora que ya sabemos cómo usar este modo de navegación vamos a ver qué nos puede aportar ¡además de su uso ya más que conocido!

  1. Buscar datos que no quieres que otros sepan. Ya sea una sorpresa que estás preparando o simplemente que vas a buscar algo que no quieres que otros sepan, asegúrate de no dejar rastro con este modo.
  2. Cuando estás usando una red pública y tienes que introducir contraseñas o datos privados usar este modo aumenta la seguridad, pero tampoco es muy recomendable hacerlo.
  3. Hacer una búsqueda objetiva. Como ya sabrás (o deberías saber), al hacer una búsqueda Google te muestra resultados adaptados a tus preferencias. Si lo que quieres es realizar una búsqueda objetiva para saber por ejemplo en qué posición se encuentra tu web, haz la búsqueda desde una sesión privada.
  4. Para abrir sesiones diferentes en una misma página web. Puedes tener, por ejemplo, abierto el e-mail de empresa y el tuyo personal a la vez, y lo mismo con tus cuentas de redes sociales. Solo tienes que abrir cada sesión en un modo diferente: ¡uno en modo normal y otro en modo incognito!
  5. Si estás usando un ordenador que no es el tuyo propio usa la navegación privada para introducir contraseñas e iniciar sesión en sitios como redes sociales.
  6. Si tienes que enviar un documento o formulario confidencial, hazlo de este modo.
  7. Si vas a visitar una página que no te da demasiada confianza es mejor que utilices una ventana de incógnito. Con esto consigues que las páginas fraudulentas que captan sesiones abiertas (en redes sociales y e-mails sobre todo) no puedan hacerlo.
  8. Una curiosidad que pocos saben: hay aerolíneas que cambian los precios de sus vuelos rastreando tu información de navegación. No es algo muy extendido pero hay compañías que se ha demostrado que lo hacen. Para asegurarte el mejor precio en tu vuelo realiza la búsqueda en navegación privada.

¿Sabías que puedes darle todos estos usos a la sesión privada de tu navegador? ¡Como ves no solo sirve para lo que imaginabas! 

05-07-2016