Las redes sociales de una forma u otra ya forman parte de nuestra vida e incluso resulta “misión imposible” conseguir estar un día completo si hacer uso de ellas. Nos aportan información actual sobre cualquier tipo de información y es una forma también de entretenimiento. España está entre los países con mayor número de dispositivos conectados a internet y donde la media de horas dedicados a estos está entre 2 y 3 horas diarias.

En las redes sociales encontramos cuentas personales como cuentas de empresas pero cuya finalidad es la misma en forma general: compartir contenido para que otros lo vean e interactúen con sus reacciones ante el contenido.

A modo personal, un gran número de usuarios hacen uso de las redes sociales para compartir momentos compartidos, fotos del último viaje o en que se está e incluso mostrar lo que se está haciendo en el mismo momento. Es una forma de estar en contacto con gente que conocemos o incluso de conocer gente a través de estas plataformas

En el caso de las empresas vemos que buscan la creación de comunidad y poder interactuar así como fidelizar a los clientes. Comparten información acerca de novedades de productos y servicios ofrecidos pero no toda ronda en contenido propio de la empresa sino que también comparten contenido que interese a su tipo de cliente. Y es aquí donde entra el papel del Community Manager (perfil profesional). Un papel del Marketing Digital que va tomando cada vez mayor importancia a la vez que relevancia dentro de las empresas ya que se trata de la persona que crea y gestiona el contenido de las distintas redes sociales en las que estas se encuentren. Con la intención de hacer crecer y fidelizar a las audiencias en las que están presentes los clientes de una empresa o marca.

Algunas de las funciones que realiza el Community Manager:

  • Diseño de las estrategias para las redes sociales: determinando objetivos, conocimiento sobre la audiencia, canales utilizados, etc.
  • Organización de estrategias para crecer.
  • Creación de contenido: crear y compartir contenido que interese a la audiencia.
  • Administrar la reputación de las marcas y empresas: controlar la imagen de la empresa, creación de protocolos de actuación ante crisis de reputación, etc.

En definitiva, y por duro que parezca, es un perfil profesional que te guía a estar conectado todos los días del año para poder estar informado de todo lo que ocurra y estar constantemente actualizado. Este perfil necesita que se tenga formación en periodismo, comunicación o marketing, además de especialización en marketing digital así como en gestión de redes sociales; y sobre todo, el “auto aprendizaje” continúo y experiencia es lo que pondrá la guinda al pastel y ser un buen Community Manager.

 

P.D. Ayer además como os contamos en nuestras redes sociales, fue el día del Community Manager.

23-01-2018