Más de 200 millones de personas usan a diario Instagram Stories. Lo que comenzó siendo una copia descarada de Snapchat ha terminado ganándole, consiguiendo que millones de personas estén pendientes cada día de lo que suben sus contactos.

Si quieres aprovechar este auge para tu marca o empresa, sigue estos consejos:

  • En Instagram es más fácil que te encuentren que en Snapchat. Mientras que en la app del fantasma solo pueden encontrarte si saben tu nombre de usuario exacto, en Instagram hay diversas formas de encontrarte (teléfono, e-mail, usuario, hashtags, ubicaciones, Discovery, etc.).
  • Para hacer zoom mientras estás grabando un vídeo solo tienes que deslizar hacia arriba o hacia abajo el dedo con el que estás presionado el botón de grabación.
  • Puedes usar alguna foto o vídeo que tengas en el carrete (siempre que tengan menos de 24 horas). El único problema es que el formato que permite Instagram Stories es más pequeño que el de las fotos convencionales de los Smartphones por lo que tendrás que redimensionar primero.
  • ¿Quieres subir una foto que tiene más de un día a tu Instagram Stories? ¡Haz una captura de pantalla de la foto que quieras subir! De esta forma conseguirás que la captura de pantalla sí forme parte de las fotos hechas en menos de 24 horas.
  • Si hay algo en lo que sigue ganando Snapchat es en el número de filtros. Siempre puedes realizar una foto con Snapchat, descargarla y subirla a Instagram Stories.
  • Si quieres que tu video tenga música solo tienes que dejar la canción que quieras en reproducción automática mientras grabas.

Conecta con tu público más joven a través de las historias de Instagram.

11-05-2017