Lo utilizas todos los días, es más, lo “golpeas” cada día, y seguramente nunca te has preguntado cuál es su origen. El teclado QWERTY es el formato de teclado más común en el mundo, y más desde la aparición de teléfonos móviles táctiles, sustituyendo también a los antiguos teclados Multitap (esos que tenías que pulsar varias veces hasta llegar a la letra deseada). Hoy ahondamos un poco sobre la historia de este invento que nos ayuda cada día a comunicarnos.

El teclado QWERTY no fue creado por nadie que se llamara o apellidara “Qwerty”, no. Si te fijas el nombre viene de las 6 primeras letras del teclado en la parte superior. Su creador fue Christopher Sholes, un inventor y político estadounidense  que en el año 1868 inventó este tipo de teclado y unos años más tarde, en 1872, la máquina de escribir comercial. La patente fue vendida a Remington en  1873 ya que carecía de dinero para poder fabricarlo.

Este nuevo teclado tenía dos claros objetivos:

  • Facilitar la escritura a las personas, ya que podían utilizar las dos manos.
  • Separar las letras más usadas de la zona central, para evitar que las máquinas de escribir se atascaran.

Así se daba fin a los antiguos teclados que disponían las letras por orden alfabético y separaba grupos de letras que solían ir juntas, para no causar problemas en la máquina al escribir muy rápido. Aunque con la introducción de los ordenadores ya no había problemas de atascamiento, se respetó este tipo de teclado para que las personas que ya tenían el hábito de escribir a máquina no tuvieran que acostumbrarse a otro teclado.

Según la técnica de mecanografía, la forma más adecuada de utilizar este teclado es la siguiente: en reposo, poner cuatro dedos de cada mano sobre la fila central de teclas, por ello las letras F y J tienen una especie de relieve. Los dedos pulgares deben ir en la tecla espaciadora.

VARIANTES

Como es normal, las distintas lenguas y culturas en el mundo hacen que existan variantes diferentes de este teclado. Algunas de ellas son:

  • En Alemania y algunos otros países de habla germana, la letra Y y Z se intercambian, por lo que el teclado se llama QWERTZ.
  • En Francia, Bélgica y algunos países africanos francófonos se cambian las letras Q y W por la A y la Z, por lo que el teclado se llaman AZERTY. Además la M está a la derecha de la L (en el lugar de la Ñ española)
  • En el teclado español e hispanoamericano se introduce la letra Ñ a la derecha de la L.
  • En Japón, las letras kana se encuentran impresas al lado de las letras y números del mundo occidental.
  • En países como Turquía, Letonia, Bosnia, Croacia, Eslovenia y Servia el teclado incorpora caracteres especiales del propio idioma.

¿Y qué pasa en países como China, donde la cantidad de ideogramas es enorme? Sería imposible incluir todos los ideogramas chinos en un teclado, por lo que la solución es un teclado QWERTY románico y un software que interpreta la combinación de letras para mostrar en la pantalla todos los posibles ideogramas, algo parecido a los Smartphones que incluyen un diccionario para reducir el tiempo de escritura a los usuarios.

Son muchos los diseñadores que han intentado buscar una alternativa a este teclado pero ninguno llega a cuajar en la población. El único que ha llegado a competir con el teclado QWERTY ha sido el Dvorak (1936). August Dvorak hizo un estudio sobre la frecuencia del uso de las letras y desarrolló unas normas que servían para distribuir las teclas respecto a ese uso. Este teclado coloca las vocales y las consonantes más utilizadas en el habla inglesa en la fila central, quedando de la siguiente manera: A O E U I D H T N S. Con esta disposición puedes llegar a escribir hasta 400 palabras en inglés utilizando solo la fila central (en el teclado QWERTY solo podrías escribir 100). También con el teclado Dvorak se conseguía mayor ergonomía y rapidez al dejar menos trabajo a la mano izquierda, pero el problema está en que los fabricantes siguen apostando por el teclado QWERTY por lo que lo importante, la memoria de los dedos (cuando una persona se familiariza con un movimiento de los dedos y los arrastra por acto reflejo) hace que sea más útil utilizar el QWERTY. Aun así, si prefieres el otro teclado, tanto Windows como Linux ofrecen la posibilidad de configurar el teclado como Dvorak.

Elijas lo que elijas, asegúrate de aprender a escribir bien en un teclado y así ahorrarás mucho tiempo y esfuerzo.

30-09-2015