La tecnología forma parte de nuestras vidas y por ello trae consigo cosas buenas y cosas no tan buenas.

Las fobias y adicciones relacionadas con las nuevas tecnologías aparecen cada vez más en la sociedad y son ya muchas las personas que necesitan de ayuda profesional para superarlas.

En nuestro post de hoy vamos a descubrir cuáles son las fobias y adicciones tecnologías más comunes.

  • Tecnofobia-Miedo a la tecnología. La fobia tecnológica más antigua de todas. Nació en la Revolución Industrial, cuando los primeros electrodomésticos y máquinas provocaban rechazo en un sector de la sociedad.
  • Ciberfobia-Miedo a los ordenadores. Esta variante de la tecnofobia nació en los años 80. El nacimiento de los ordenadores fue visto por muchos como una amenaza para sus puestos de trabajo, al igual que pasó en la Revolución Industrial con la maquinaria de las fábricas. Durante estos años, parte de la sociedad temía a ese nuevo invento llamado ordenador.
  • Nomofobia-Miedo irracional a no tener el móvil cerca. Es un miedo a estas desconectado durante “demasiado” tiempo. En España se estima que el 53% de la población sufre nomofobia en algún grado.
  • Retterofobia-Miedo a escribir mal. Estas personas sufren verdadero miedo a cometer una falta de ortografía. A ver, escribir sin faltas deberíamos de hacerlo todos pero las personas que sufren esta fobia están obsesionados con ello y por eso releen muchas veces un mensaje antes de enviarlo.
  • Telefonofobia-Miedo a hablar por teléfono. Estas personas son muy tímidas y no pueden mantener una conversación por teléfono. Pueden llegar a entrar en pánico solo con oír el sonido del móvil.
  • Selfiefobia-Miedo irracional a hacerse un selfie. Aunque estén muy de moda hay personas que no les gusta eso de hacerse fotos a sí mismos. Estas personas sienten agobio, sudan en exceso y sienten ansiedad cuando tienen que hacerse un selfie.
  • Whatsappitis-Dependencia extrema a WhatsApp. Esta aplicación es muy útil, hasta aquí todos de acuerdo. El problema viene cuando estamos conectados todo el día, incluso entramos de forma inconsciente cuando sabemos que no hay notificaciones nuevas. Se está convirtiendo en una patología emergente que afecta a pulgares y muñecas.
  • Editiovultafobia-Miedo a Facebook. No es en realidad miedo a Facebook como tal. Las personas con esta fobia no quieren saber de la vida de los demás por redes sociales, pero no por falta de interés, más bien porque tienen miedo de compararla con su propia vida.
  • Cibercondría-Hipocondríacos digitales. Cuando consultas internet para saber qué problema de salud tienes sufres cibercondría. Estas personas consultan sus síntomas en la red en vez de acudir a un profesional.

Lo importante es que si detectamos que sufrimos alguna de ellas acudamos a un profesional que nos ayude a superarlo. Nada en exceso es bueno. Y recuerda, la tecnología es solo una herramienta ¡tú pones los límites!

12-01-2017