Necesito un masaje urgente porque el dolor de espalda con el que llevo unos días es ya insoportable, busco en Google “masaje en Málaga” y ¿qué hago? Visito, como mucho, los 10 primeros resultados que aparecen…comparo y llamo, en un día volveré a tener la espalda como nueva.

Esta situación es un ejemplo de lo que todos hacemos ya por inercia. Necesitamos buscar algo, y ya no preguntamos a nuestras madres, ni siquiera a nuestros amigos, ¿para qué? Google lo sabe todo y podemos acceder a él en cualquier momento y en cualquier lugar, ya no sólo desde nuestra casa, sino desde cualquier dispositivo móvil. Por eso es tan importante estar presente entre los primeros resultados, porque no nos engañemos, de la primera página no pasamos a no ser que estemos buscando algo muy concreto (demostrado, más del 90% de usuarios sólo visitan la primera página).

Puedes pensar que tu floristería de barrio no lo necesita o que tu panadería tiene los clientes de toda la vida y para qué quiero más, ¿no? ¿Y si yo soy nueva en la ciudad y no tengo ni idea de dónde venden pan para celiacos? ¿Y si aunque pase 20 veces al día por delante de tu floristería no sé que realizáis esos ramos que tan loca vuelven a mi madre y que quiero comprarle por su cumpleaños? Estar presentes en internet es ya una necesidad, en un mundo en constante cambio, donde todos cambiamos de ciudad, de gustos, de costumbres…si quieres que tu empresa no se quede atrás debes adaptarte.

Si no estás en Google, en las Redes Sociales, si la gente no habla de ti en foros del sector…simplemente tu empresa no existe para más allá de tus cuatro clientes de toda la vida. Adaptarse o morir…y tú ¿qué eliges?

12-01-2015