Cuando se utiliza el término creatividad lo asociamos la mayoría de las veces a los artistas (ya sean pintores, escultores, actores, etc.) e incluso puede ser una cualidad de aquellos que emprenden. Sin embargo, la creatividad está presente en todos y el potenciar ese lado creativo puede resultar beneficioso para la salud.

Lo importante es que no nos pongamos límites y que para obtener un buen resultado es necesario un trabajo previo. Aquellos con la aptitud de artista lograrán su resultado artístico mientras que otros encontrarán en su resultado: una forma de expresarse, ser feliz, control de emociones, disminuir el estrés, etc. Lo bueno de la creatividad es que ofrece de una vez un medio de diversión así como una medicina.

Seguro que alguna ocasión te has visto realizando una actividad, en la que no te has percatado del tiempo y te has sentado muy bien. Hay actividades en las que al centrarnos, quedamos absortos y a la vez nos hace sentir felices.

Si en tu día a día estás frente a una carga de estrés, escribir en un papel tus sentimientos o en un documento de ordenador te ayudará a relajar tensión acumulada. Es una forma de descargar el estrés y mejorar en calidad de vida, ya que es una forma de soltar lo que realmente llevas dentro.

Para aquellos que sean más perezosos, pueden ganar creatividad observando las obras de otros o escuchándolas. Esto sirve como terapia de relajación además de poner su granito de arena en la mejora de la memoria también.

Que en ningún momento te frene la edad, la creatividad está en nosotros desde pequeños y nos acompaña siempre. Es solo cuestión de descubrir que es lo que nos apasiona hacer y lograr la felicidad con ello.

Así que si, la creatividad nos aporta una mejor salud y son muchos los beneficios que nos aporta. ¿Te parece poco? Ser feliz aporta una dosis de buena salud.

29-08-2018