Cuando se creaba una empresa estas necesitaban de la creación de un logotipo de empresa. El logotipo se considera como una parte importante de la imagen corporativa. Esa pieza con la que se pretendía que los consumidores identificaran la marca. Pero, ¿sigue siendo considerada como una parte vital de la imagen corporativa?

Actualmente las empresas toman como estrategias para acercarse a los consumidores las experiencias. Con el claro objetivo de que los consumidores conozcan a la marca y sepan sobre que se preocupa esta. Llegar hasta los consumidores a través de los sentimientos y esto produzca un significado para ellos que los empuje a comprar.

El logo no es la marca, ni las experiencias transmitidas por esta; simplemente ayudan a reconocer las marcas. No significa que los logos no sean necesarios, sino que habrá que darles la importancia que realmente tienen como símbolo distintivo.

Todas estas son algunas de las afirmaciones que se pueden sustraer del artículo de Fast Company. Afirma que a la hora de crear un logo se tienen en cuenta  una serie de factores como la fuente, colores, lenguaje visual, etc. Todos importantes pero en un nivel visual, lo más importante reside en la identidad experiencial donde los consumidores sientan y experimenten.

Experiencia del consumidor debe ser resaltada por encima del producto o servicios y sobre la marca. Una simple interacción y contacto de la empresa con las personas (desde un contacto con el call center hasta el mensaje de error desde la app). Al logo habrá que darle su función como imagen pero sin olvidar que la marca es la experiencia con el consumidor.

 

02-08-2018