Las redes sociales se hicieron para compartir con tus contactos cosas, hasta ahí de acuerdo. El problema viene cuando mostramos más de lo que deberíamos y de una forma en la que no deberíamos.

Estos son algunos de los datos que debes pensarte dos veces antes de publicarlo en Facebook (o en cualquier otra red social).

  • “Amigos” que no conoces. Agregar a alguien a quien no conoces a Facebook o cualquier otra red social puede ser peligroso. Mejor tener solo a personas a las que conoces en la vida real. 

                                           ​

  • Códigos de barras o QR. Si publicas un billete de avión, tren, una entrada a un concierto, etc. que incorpore algún tipo de código, todo aquel que vea esa foto puede escanear el código y ver tu información privada, o incluso llegar antes que tú a la cita y apoderarse de tu plan. cinema

                                           ​

  • Contraseñas fáciles de adivinar. Aunque parezca mentira todavía hay gente que pone como contraseña a sus redes sociales 0000, 123456 o su fecha de nacimiento. Mejor lee nuestro post sobre cómo crear una contraseña perfecta

                                             ​

  • Imágenes que muestren un gran estilo de vida. Solo hay que ver lo que le pasó a Kim Kardashian. Si estás todo el día mostrando en Facebook lo bien que vives y los lujos que tiene estamos seguros que levantarás envidia, pero no de la buena, y más de uno querrá quedarse con tus cosas…

                                           ​

  • Información bancaria. Parece lógico pero por si acaso lo incluimos, nunca pongas ningún tipo de información bancaria en tus redes sociales. A no ser que quieras donar todo tu dinero a tus contactos. 

                                           

  • Información sobre nuestros movimientos. Hay personas que utilizan Facebook para avisar de todo lo que hacen en su día a día “¡Me voy de vacaciones!”, “Hora del running”, “Mañana pasaré todo el día en la playa”…Imagina que tienes a un infiltrado entre tus contactos, puedes llevarte una mala sorpresa cuando llegues a casa. 

                                           

  • Nombre completo. Si pones tu nombre completo y tus dos apellidos en las redes sociales conseguirás que cualquiera que, aunque solo sea una vez, haya escuchado tu nombre pueda encontrarte. Una buena opción es poner tu nombre e iniciales de tus apellidos, o solo un apellido o cambiar tu nombre por ese apodo o diminutivo por el que te llaman las personas más allegadas a ti.

                                           ​

  • Número de teléfono. Si introduces tu teléfono en las redes sociales probablemente acabará en una base de datos que utilizarán para enviar spam. Además date cuenta que ahora existe Apps que vinculan teléfono y cuenta bancaria por lo que si das tu número de teléfono también tendrán acceso a tu cuenta bancaria.

                                           ​

  • Ubicación. Es mejor que desactives la geolocalización porque nadie tiene que saber dónde te encuentras en cada momento. Si alguien quiere sorprenderte solo podrá hacerlo sin ningún tipo de esfuerzo.

                                           ​

Lo más importante es que antes de publicar cualquier cosa lo pienses. Utiliza siempre tu sentido común.

18-05-2017