Sin duda alguna septiembre es sinónimo de rutina, o más bien de vuelta a la rutina (que es peor, porque una vez que te acostumbras no es tan malo). La llamada depresión post-vacacional nos afecta a casi todos, pero no es tan mala si lo comparamos, por ejemplo, con la vuelta al cole, ese momento que tanto temíamos de pequeños y que nos dejaba sin dormir varias noches antes del primer día. El quiénes serán tus nuevos compañeros, la preocupación de un examen sorpresa para comprobar que no se te haya olvidado nada o la incertidumbre de qué profesores te acompañarán durante el curso entero es algo de lo que los adultos no nos tenemos que preocupar.

En Ponte Sal nos enfrentamos a esta nueva temporada llenos de optimismo y con muchas ganas de trabajar y poder ayudar a tu negocio. Y para que tú vuelvas al trabajo tan contentos como nosotros, os dejamos 5 consejos con los que verás la vuelta a la rutina desde otra perspectiva :)

  1. Septiembre es un buen mes para imponerte nuevos objetivos personales y profesionales. No sólo estarás contento tú tras conseguirlos, ¡también tu empresa! Para motivarte a conseguirlos prémiate cuando los consigas, por ejemplo, “si consigo el cliente renueve el contrato, este finde me escapo a algún lugar perdido en la montaña”.
  2. Dale otro aspecto a tu escritorio/lugar de trabajo. Unas fotos de las vacaciones, con tus amigos/familia, un recuerdo de ese lugar tan especial que has visitado…cualquier cosa que te traiga buenos recuerdos y que te haga evadirte durante unos segundos al mirarlo (tampoco te embobes demasiado y acuérdate de los retos, consejo 1) ;)
  3. No quieras hacerlo todo el primer día. Si has estado un tiempo fuera de tu puesto de trabajo es normal que cuando vuelvas tengas trabajo de sobra acumulado. Y hacerlo todo en un solo día es casi imposible (a no ser que te haga feliz hacer horas extras). El primer día organízate y hazte un planning para toda la semana, con el objetivo de que a final de la primera semana tengas todo el trabajo atrasado hecho, sin agobios ni estrés. El truco está en saber priorizar, lo más urgente primero, lo menos urgente para final de semana.
  4. Suena a tópico pero proponte hacer algo de ejercicio. Si el gimnasio no es lo tuyo siempre puedes salir a hacer un poco de footing o running. Además de desconectar completamente del trabajo te ayudará a bajar esos kilitos de más que has ganado gracias a los mojitos, los helados y las comilonas en el chiringuito.
  5. Y sobre todo, sé agradecido. Son muchas las personas que te dirán que no debes quejarte por la vuelta al trabajo ya que “al menos tú tienes trabajo”. Y no les falta razón. Aunque sabemos que eso no es un gran consuelo para ti es cierto que no son muchas las personas que hoy en día pueden presumir de volver al trabajo y por supuesto que han podido disfrutar de unas vacaciones. Así que afronta la vuelta con una gran sonrisa y muchas ganas de superarte cada día.

Sigue estos consejos y ya verás como la primera semana se te pasa volando, y si ni siguiendo los consejos logras animarte…piensa que ya queda menos para las vacaciones de Navidad ;)

02-09-2015