Aunque son muchas las empresas que aun no tienen este concepto tan en mente como deberían, se trata de un activo de gran valor. Sobre todo para aquellas empresas, en las que el canal digital es un lugar de acercamiento con los clientes.

La base para conseguir esta reputación es tener claro cuál es la imagen de la empresa y qué comportamiento se va a tener hacia los clientes, algo que se verá reflejado en el contenido. Algunas de las acciones a tener en cuenta a la hora de trabajar esta reputación digital serían:

  • Información útil: a la hora de crear publicaciones tener en cuenta cuál es la información que le interesa al público. No solo hablar de uno mismo, sino de temas relacionados y que además les sean interesante a la comunidad. Esto facilita que los mismos usuarios lo compartan con otras personas.
  • Empatía: uniéndolo al punto anterior, no dejar de pensar en el destinatario. Saber ponernos en su lugar, ayuda a saber qué es lo que esperan de la red social. No es solo el contenido, es también fundamental saber en qué forma hacerlo.
  • Que se nos identifique: esto se consigue construyendo un tono que identifique al negocio. Aporta algo distintivo es básico para poder ser visibles dentro del mundo digital.
  • Veracidad en los mensajes: aquella información que se comparte debe ser veraz y sostenible. Cuidado con aquellas publicaciones en las que se exagere el contenido, y que lo que se comparta sea realmente así.
  • Actualidad: alguna vez puedes compartir contenido que haya pasado anteriormente, pero principalmente se debe trabajar con contenido actual y mantener informado con la actualidad.
  • Continuidad: esta reputación no se crea de la noche a la mañana, es necesario tener un compromiso y constancia de trabajo diario. Cuidar bien los mensajes que se transmiten y elaborar siempre un buen contenido.

Así que ponte las pilas si aun no tienes en cuanta algunos de estos puntos para lograr una buena reputación digital.

17-10-2018