Estudiaste una carrera/ciclo formativo relacionado con la comunicación y las redes sociales era lo que más salida tenía. Te dedicabas al mundo de la publicidad convencional y con la llegada de internet te tuviste que renovar. Tu formación no tiene nada que ver con la comunicación pero viste una buena oportunidad de trabajo y decidiste formarte en Community Management.

Muchas son los posibles caminos que te han traído hasta esta nueva y bonita profesión. Ayer, como cada cuarto lunes del mes de enero, celebrábamos el Día del Community Manager y por ello hoy dedicamos nuestro post a todos aquellos profesionales que cada día se enfrentan a clientes, hashtags, trolls, haters, menciones, retuits, etc.

Si te dedicas a esto estamos seguro que ya te habrás encontrado con estos problemas, y aún no lo has hecho, tranquilo, que ya los experimentarás:

  1. Escucharás más de 1000 veces a lo largo de tu vida profesional algo así como “lo que tú haces me lo hace mi primo el de Cuenca y sin cobrarme”, también están los que te preguntan “¿De verdad cobras por estar en Facebook?”. Aquí tienes dos opciones: o les intentas explicar tranquilamente que tu trabajo no solo consiste en “estar en Facebook” y que los primos de Cuenca no tienen la formación que tú tienes (a no ser que también se dedique a esto, claro), o darle la razón y dejar que su familiar sin ninguna experiencia en el tema se encargue de arruinar la reputación online de su empresa.
  2. Los que odien tu marca la van a odiar hagas lo que hagas. Si hay algún troll por los lares de internet que odie la marca de la que eres responsable en las redes sociales, intentará por todos los medios boicotear cada paso que des. Intenta mantener la calma y jamás pierdas los papeles, ¡tómatelo con humor!
  3. No te pases de gracioso. Hay marcas que han experiementado un gran aumento de seguidores en sus redes sociales gracias a la labor de sus community managers. Seguro que te suena algún que otro tuit de Mediamarkt, Telepizza, Hawkers, etc. Si es cierto que el humor es la mejor forma de conectar y empatizar con tus seguidores, sobre todo con los más jóvenes, también hay que tener en cuenta a quien se representa y pensar si el humor es o no acertado en cada caso. 
  4. ¡Cuidado dónde publicas! Todos los community managers que llevamos más de una cuenta nos encontramos con este problema cada día, y al menos una vez en la vida nos hemos confundido y publicado en la cuenta que no correspondía. Por eso revisa dos veces antes de hacer cada publicación ¡una simple equivocación puede traerte muchos problemas!
  5. Manejar cuentas exclusivamente promocionales. Uno de los problemas frecuentes a los que se enfrenta un CM se llama “cliente”. Cierto es que ellos son los que mandan, las empresas son suyas y ellos mejor que nadie conocen sus productos/servicios, pero pretender tener cuentas en redes sociales únicamente para promocionarse es un error. La gente acabará cansándose del contenido promocional y eliminará de su timeline estas cuentas. Un buen CM debe asesorar al cliente, teniendo en cuenta sus deseos pero a la vez marcándole unas pautas mínimas para tener éxito en las redes sociales.
  6. Tus familiares. Y por último y no menos importante, no intentes explicarle a tus familiares (sobre todo a los más mayores) a qué te dedicas porque por mucho que lo hagas jamás lo entenderán. Si ya les cuesta trabajo entender el funcionamiento de Whatsapp imagínate el de las Redes Sociales y sobre todo que te paguen por ello. Limítate a decirles que trabajas en comunicación, seguro que así te entienden mejor.

Tanto si ya te dedicas a este mundo como si piensas dedicarte a ello en un fututo ¡enhorabuena! ¡Has escogido una de las mejores profesiones! ;) 

26-01-2016