Llevar las redes sociales de una empresa conlleva una gran responsabilidad. Y es que te debes mimetizar con ella ya que lo que tú expreses en los medios sociales será lo que las personas vean de esa empresa.

Por eso hay cosas que nunca se deben hacer para no provocar una crisis innecesaria (ya os hablaremos en otro post sobre las meteduras de pata más sonadas de marcas en redes sociales).

  1. Ignorar a un usuario. Ya sabemos que hay mucho troll por ahí suelto, y también que muchas veces recibimos en redes sociales quejas que nada tienen que ver con nuestro departamento. Tu trabajo consiste en intentar siempre llegar a un acuerdo con ese usuario y redirigirle si fuese necesario al departamento correspondiente con su queja.
  2. Insultar. Se supone que es algo obvio, pero nosotros lo recalcamos. Un Community Manager nunca debe meterse en discusiones ni entrar al trapo. Intenta dialogar de forma tranquila y si ves que no hay posibilidad de acuerdo, corta por lo sano la conversación.
  3. Mentir. Uno de los errores más frecuentes. Una mentira tiene las patas muy cortas y puede provocar la pérdida de credibilidad en tu marca.
  4. Publicar demasiado seguido. Al igual que no es bueno publicar pocas veces por semana, tampoco lo es hacer varias publicaciones seguidas ya que se solapan unas a otras.
  5. Únicamente informar. Uno de los problemas más repetidos que nos encontramos los Community Managers es que los clientes a veces solo nos dejen (sí, no olvidemos que al fin y al cabo la marca es suya, no tuya) publicar sobre productos o servicios propios. Además de informar y publicitar, que obviamente hay que hacerlo porque es el objetivo final, también hay que interactuar con los seguidores y mostrarles cosas de más interés para ellos.

Y recuerda, el trabajo de un Community Manager no es apagar fuegos, es prevenir el incendio.

17-01-2017